No hay defensa

Aprietas tanto los dientes, que los rompes.
Cierras tus puños hasta q se vuelven blancos
Levantas la barbilla, entrecierras los ojos, bloqueas el pecho…

Pero eso no te salva del golpe q te llega, no es suficiente, no hay defensa.
Por qué no es la carne la que se rompe, no es el cuerpo el que sangra.
No es la piel la que se rasga…

No hay resistencia
No hay lucha

Las lagrimas no sirven de escudo, la soledad no protege contra ese animal que te devora.

Por qué el recuerdo busca el alma, por que sus uñas se clavan allí donde nada las detiene.

Y sólo te queda esperar que pase, que el sentido se pierda, que el pensamiento deje de traer imágenes que ya no quieres que habiten en ti..

Y aún así, aprieto tanto mis dientes que los rompo.
Cierro tanto mis puños que se vuelven blancos.
Levanto la barbilla, entrecierro los ojos, bloqueo el pecho…

Hola, melancolía…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s